Aceptarse es uno de los retos más difíciles para crecer y entender que NO somos buenos en todo.

Podemos dedicarnos a aprender algo y dominarlo. Totalmente. Pero hay ciertas afinidades que son natas en ti.

Podrás ser un gran vendedor, pero malo en finanzas. Tranquila. Tranquilo. Está bien.

Podrás ser un excelente administrador, pero te tiemblan las manos al acercarte a un cliente. Tranquila. Tranquilo. Está bien.

Podrás ser un excelente deportista, pero malo pasando tiempo sentado en un escritorio. Tranquila. Tranquilo. Está bien.

Identificarlo siempre va a ser el primer paso.

El segundo es que vayas marcando tu ritmo a destacar, compartir, ser y edificar tu verdadero talento.

Lo que realmente gusta, apasiona y disfrutas.

Enfoca tus energías para llegar hacia allá.

Para todo lo demás, conoce sobre crear equipos, delegar, automatización, etcétera.

Domina y aprende sobre esos conceptos.

No te digo que será fácil. Incluso será complicado por la gran influencia que tenemos a nuestro alrededor de pensar que sólo hay un limitado número de opciones en tu camino o que harás las mismas tareas toda la vida porque tu jefe/colaborador/familia te lo ha dicho.

El famoso: "Es lo que me 'tocó' ser".

"Well, that's not true".

Asumir que TODOS nos deben de validar por pensar así es considerar que el mundo nos debe algo y debemos conformarnos.

Nadie nos debe nada.

Sé y haz lo que tienes que hacer.