Durante toda nuestra vida nos enseñaron a que debemos encajar con cualquier círculo que llegue a nosotros.

Pero, ¿sabes? No es obligatorio.

Quedarnos en el mismo lugar por 40 años hasta que estemos "listos" o surja una oportunidad instantánea para nuevos retos, personas y lugares NO es la regla.

Además, tampoco sucede así.

Hay que moverse. Salir de la zona.

Hoy, haciendo una revisión de fotos, conversaciones y lugares, me doy cuenta de la gran cantidad de interacciones que han valido la pena tener... y cuáles fueron una gran pérdida de tiempo.

Sí. Aprendí mucho. Pero una vez identificado qué sucedió y qué no me agradó, lo dejo ir y sale fuera de mi atención.

El tiempo es un activo y en la mayor parte de los casos, vale más que el dinero.

Por ello, siempre, domina tus círculos. Filtra. Sé selectivo.

Podrá sonar a un mensaje despiadado y de subestimación a los demás. Sin embargo, va por otro camino.

No quiero decirte que ya no hables con nadie.

Más bien es ELEGIR, con estrategia, con quién tener más conversaciones.

Incrementa más conversaciones interesantes.

Incrementa conversaciones

Reflexiona conceptos. Tu profesión. Tu disciplina de vida con estas personas.

¿Quién te impulsa? Acércalo.

¿Quién te detiene? Baja el ruido. Y sigue moviéndote.

Encuentra a los que te lleven a otro nivel.

Asume que no hay forma de caerle bien a todo el mundo.

Es imposible y muchos de ellos no te llevarán a donde quieras llegar.

Sé audaz con cada minuto de tu vida.

Inviértelo en las actividades, público, audiencia, amistades, círculos, que alteren tu realidad a una más profunda y elevada.


☕️ Regresa #ConversandoConUnLatte, una dinámica donde recibes consejos para ser un mejor profesional, me cuentas tus proyectos y charlamos los dos.

Suscríbete AQUÍ.