Seamos ambiciosos, ¿qué hay que perder?

Considera por un momento la posibilidad de que no existe ningún tipo de deidad, ni cielo, ni algún tipo de reencarnación.

Considera la posibilidad de que, únicamente, tenemos realmente UNA línea de vida.

Nuestra única y pequeña etapa de mortalidad.

¿Cómo te gustaría vivir esos 70-80-90-100 años?

Cuando lleguemos a ese momento en el que terminamos nuestro ciclo:

¿Qué te gustaría VER al voltear y recordar en tu "timeline" de vida?

Constantemente me pregunto eso.

¿Me gustaría voltear y ver una línea que estuvo jugando en secreto, con miedo, en bajo nivel?

¿Una vida en la cual su único propósito era llegar "seguro" a la muerte?

O, al contrario, ¿quiero una vida en la cual al voltear vea espectaculares altos y bajos, terribles apuestas, recompensas espectaculares, temores e historias en las cuales pueda contar a mis herederos todos los retos que luché, sangré, perdí y triunfé?

Hoy solamente quiero decirte: SÉ AMBICIOSO.

Pide más. Quiere más.

Ten sueños tan grandes que te den miedo y entrégales absolutamente toda tu energía en alcanzarlos.

¿Qué hay que perder?

¿Realmente podemos perder lo que nunca hemos tenido?

No.

Entonces, lo único que nos queda es ir hacia arriba.

No sólo pienso que hay que ir por todo, sino también entender que la ambición es MÁS que lo material.

La ambición, en un concepto totalmente simple, es el propósito de ser.

De saber por qué levantarte todas las mañanas e invertir tus cargas de energía en lo que realmente te llena.

No te cuento esto por ser romántico ni mucho menos. Sin embargo, para alcanzar ese estilo de vida requiere mucho dominio personal.

Que todo lo que sabes, haces, piensas ahora, te mantiene ahí.

Y, que probablemente para llegar a otros lugares debas romper muchos estigmas.

Es una ambición pura de la cual no solamente hablamos de cosas.

Es una ambición que trata de ideales.

Ideales que, cuando TÚ las dominas, mueven e influyen personas, cambian vidas, transforman ecosistemas, lideran el mundo.

La ambición puede llevarte a tal punto que puedas ser tu mejor versión profesional y trates de "comer más de lo que puedes masticar".

Probablemente esto ocasione que estés incómodo durante un tiempo.

Pero, al final, es parte del juego.

Del objetivo.

De lo que queremos llegar a ser.

Hoy sólo quiero recordarte lo importante de ser masivos. Constantes. Persistentes. Prósperos.

AMBICIOSOS.

¿Qué línea queremos tener?


Me inspiré en la reflexión de Anirudh Gupta. "Life is an experiment, nothing more".



Mike Nieva

Mike Nieva

Activando marcas personales, desarrollando software e impulsando empresas con alta misión educativa.